Información General
Cátedra Paz, Convivencia y Ciudadanía

EL pasado viernes 24 de agosto en el Auditorio Ágora de la Facultad de Ciencias Humanas se desarrolló la segunda sesión de la Cátedra Paz, Convivencia y Ciudadanía: “Gobierno Abierto, Innovación Política y Transparencia” para esta sesión contamos con la participación del politólogo Nicolás Díaz Cruz.

La sesión tuvo como tema central el marco teórico y conceptual del Gobierno Abierto. Para la presentación de este marco Nicolás Díaz inició su presentación con una premisa fundamental, a saber, que la democracia está en crisis. Una crisis caracterizada por tres elementos el primero poca participación en las elecciones, prueba de ello es que las elecciones en nuestro país no superan una participación mayor al 50% del censo electoral –exceptuando las pasadas elecciones presidenciales-. Segundo, una clara desconfianza en las instituciones, además de una poca credibilidad en las mismas y tercero que los ciudadanos no hacen un uso efectivo de los mecanismos de participación como lo son el plebiscito, el referéndum, entre otros. Para solucionar está crisis que vive la democracia es necesario pensar soluciones innovadoras.

En este sentido nuestro ponente señalo algunas experiencias en términos de innovación democrática que le permitirían a la democracia colombiana salir del atolladero en el que se encuentra. Experiencias como la del Parlamento de la Realidad (Parlament of Reality) está idea surgió en Islandia en dónde buscaron como volver a los principios básicos de la democracia planteados por los Griegos, en este sentido el Parlamento de la Realidad intenta generar un sistema en donde las gentes puedan tomar decisiones y estás decisiones estén abiertas y sean transparentes al público. Lo mismo pasa en Alemania, donde el arquitecto Norman Foster diseño el parlamento alemán, con un diseño que permita a cualquier persona desde afuera del edificio ver que es lo que pasa adentro.

Volviendo a estos principios podríamos hablar del gobierno abierto, el cual tiene tres pilares que son fundamentales, a saber, transparencia, participación y colaboración. En este sentido un Estado de gobierno abierto en su ejercicio técnico no necesita de unos técnicos que evalúen y hagan dinásticos sin la comunidad, creen soluciones sin la comunidad y hagan políticas públicas sin la comunidad, sino que esos procesos pueden ser optimizados si se generan mecanismos y metodologías con las cuales se pueda diagnosticar con la comunidad, generar soluciones con la comunidad, lo cual permitiría priorizar recursos para hacer un ejercicio colaborativo, lo cual se traduce en que los ciudadanos puedan hacer parte del co-diseño de las políticas públicas. En síntesis de este modo funcionarían estos tres grandes pilares del gobierno abierto.