Información General
Presentación de la Escuela de Ingeniería de Petróleos
Misión

Formar, dentro del espacio brindado por la academia y la investigación, profesionales con gran capacidad humana, científica y de gestión, que contribuyan a solucionar los problemas técnicos y conceptuales de la industria de hidrocarburos, en armonía con el ecosistema, además de la responsabilidad ética y social.

Propósitos Misionales del Programa con base en la realización de la misión, la Escuela de Ingeniería de Petróleos define los siguientes propósitos misionales:

Capacitar al estudiante en los conocimientos básicos de la exploración y suficientes de la explotación de hidrocarburos tanto técnica como económicamente.
Permitirle al estudiante de pregrado la profundización voluntaria en áreas como yacimientos, producción, perforación, completamiento, transporte, gas ó simulación.
Proporcionar al estudiante conocimientos en relación con los fundamentos físicos y matemáticos que le han de servir como herramienta para un mejor desarrollo de sus estudios profesionales.
Brindar al estudiante oportunidades teórico – prácticas para que adquiera los conocimientos y desarrolle la práctica suficiente para proponer y ejecutar soluciones técnicas concernientes a la industria petrolera.
Incorporar al individuo en la comunidad, relacionándolo con las necesidades de la sociedad en aspectos industriales, comerciales, ambientales y energéticos.
Implementar la formación de los profesionales que laboran en la Industria Petrolera, con postgrados y diplomados en las áreas que las necesidades del país lo exijan y la escuela pueda soportar con calidad académica y científica.
 
Visión
La Escuela de Ingeniería de Petróleos de la Universidad Industrial de Santander busca consolidarse como líder en el contexto nacional y una de las de mayor trascendencia internacional, propiciando el mejoramiento continuo de la calidad mediante la implementación de contenidos actualizados en el plan de estudio de nuestros programas, para formar aptitudes técnicas, científicas, sociales, ecológicas y humanísticas en nuestros educandos, tanto a nivel de pregrado como de posgrado.
 
Reseña Historica
En el año 1905, se otorgó la concesión de Mares por parte del presidente Rafael Reyes a su ahijado de matrimonio; concesión que llegaría a convertirse en el primer contrato productor de petróleo efectuado en el país. Cuarenta y nueve (49) años después en el año de 1954, la industria del Petróleo Colombiano, encuentra en la Universidad Industrial de Santander una respuesta a sus necesidades de capacitación y formación de mano de obra calificada, puesto que esta empresa auspició la creación de la Facultad de Petróleos en nuestra alma máter, con miras a preparar su propio personal especializado, bajo el Acuerdo Nº 34 emanado del Consejo Directivo. Su Decano inicial fue el Dr. Juan Francisco Villarreal quien dedicó toda su capacidad orientadora para hacer de ésta facultad una de las mejores de su género.
Sus primeros profesores fueron contratados por la Empresa Colombiana de Petróleos y se mantuvieron en su nómina durante varios años, hasta que se hizo posible el montaje de los laboratorios de Refinación, Producción y Geología, creando Ingenieros con una visión clara y objetiva de cada una de las diferentes ramas de la industria, de acuerdo con los programas de estudio de las más distinguidas universidades de los Estados Unidos; con materias especializadas que le permitían al estudiante conceptualizar, relacionar, rediseñar los equipos de Perforación y Producción, además de planear su operación eficiente, buscando la optimización de recursos económicos, sin olvidar el recurso humano y la ética; para lo cual, su primer plan de estudios involucraba dos asignaturas de humanidades, dos de moral y una ética profesional.
En 1963, se realiza la primera reforma curricular, donde desaparecen los cursos especializados de Refinación que existían para aquellos Ing. Químicos ó técnicos con conocimientos básicos de química que estaban interesados en formar parte de esa rama de la industria petrolera; se fortaleció la humanística con la inclusión de dos nuevas humanidades.
En 1964, se modifica nuevamente el pénsum, fortaleciendo la formación técnica con la incorporación de las electivas técnicas. Se implementa la cultura física y se elimina la moral profesional 1 y 2, manteniéndose la ética profesional.
En los años 1967 y 1968, se realizan movimientos en las asignaturas entre niveles, manteniéndose la misma estructura académica. En 1969, se refuerza aún más la formación netamente técnica del ingeniero de petróleos, al eliminarse la ética profesional y al reducirse de 4 a 3 humanidades. En esta reforma se clasifican las electivas en técnicas profesionales y no profesionales; desaparecen las humanidades del plan de estudios siendo remplazadas por asignaturas de historia. De esta forma, el plan permaneció con muy leves modificaciones hasta 1985, cuando regresan las tres asignaturas de humanidades, entre las que se mantuvo la historia, dando origen al pénsum que estuvo vigente los últimos 5 años, donde el Ingeniero de Petróleos egresa “Especialista” en Yacimientos, pues de dos asignaturas se pasó a siete incluyendo la Simulación de Yacimientos.