Información General
Catedra Low Maus

La Escuela de Derecho y Ciencia Política de la Universidad Industrial de Santander, en compañía del Semillero  Vida, Ciencia y DD.HH., tienen el gusto de presentar en el segundo semestre académico de 2017, la cátedra Rodolfo Low Maus denominada “BIOÉTICA Y ÉTICA GLOBAL”, la cual se desarrollará los jueves de 3:00 p.m. a 6:00 p.m.

JUSTIFICACIÓN

El concepto de Bioética se ha venido desarrollando desde 1970 como consecuencia de la obra de Van Rensselaer Potter, profesor e investigador en oncología, quien la entendía como “un puente entre las ciencias y las humanidades al servicio de la salud humana a nivel planetario y a la protección del ambiente”. Ya en esta época se resaltó la “Necesidad urgente” para la humanidad de tener conocimiento sobre cómo darle uso al conocimiento o la necesidad de una “ciencia de la sobrevivencia”, a través de la cual toda acción  humana tenga su base tanto en valores como en hechos biológicos, y que invita a tomar decisiones, atendiendo a la salud y al medio ambiente, en el marco de una moral de la responsabilidad. (BENAVIDES, 2012).
 
Tal ha sido el impacto de las preocupaciones de los pioneros como Potter que la UNESCO en 1993 creó el Comité Internacional de Bioética, encargado de velar por el respeto a los principios fundamentales en la investigación científica. Ha dicho esta organización internacional “(...) que la resolución de las cuestiones éticas suscitadas por la utilización de la ciencia y la tecnología determina también nuestra manera de vivir en comunidad y que las decisiones que adoptan las sociedades influyen en nuestro futuro y en el de las generaciones venideras.” (UNESCO, 2015). En este sentido en el año 2005 se expidió la Declaración Universal sobre Bioética y Derechos Humanos, la cual establece el marco de principios universales para la bioética, bajo la consideración de que el ser humano posee la capacidad de reflexionar sobre su propia existencia y su entorno, y sobre las consecuencias que los rápidos avances de la ciencia y la tecnología tienen para la ética y la vida. La bioética nace entonces con el objetivo de exhortar a la sociedad hacia una reflexión ética sobre las implicaciones sociales y ambientales del uso del conocimiento científico, en un contexto histórico de acelerado desarrollo.
 
Años después del nacimiento de la Declaración Universal de Bioética y Derechos Humanos, son varias las reflexiones que se han hecho alrededor de la bioética y de la vigencia del contexto que en su momento la hizo posible. Así, actualmente la bioética ocupa una posición de mayor relevancia en los debates que tienen lugar al interior de las sociedades, ofreciendo herramientas capaces de acercar a la población a sus problemas, con el fin de hallar soluciones a dilemas éticos, necesarias para la construcción de un futuro digno. 

La bioética procura crear estándares éticos que regulen las relaciones del ser humano y la naturaleza con la medicina, las ciencias de la vida y las tecnologías, teniendo en cuenta que los rápidos adelantos de la ciencia y la tecnología, que afectan cada vez más la concepción de la vida y a la vida propiamente, podrían llegar a  rebasar ciertos límites que atenten contra la dignidad del ser humano. Por tal motivo la comunidad internacional, a través de la Declaración Universal sobre Bioética y Derechos Humanos ha considerado necesario establecer  principios  universales  que sirvan de fundamento para una respuesta de la humanidad  a  los  dilemas  y  controversias  cada  vez  más numerosos que la ciencia y la tecnología plantean a la especie humana en relación con sí misma y el entorno.

La Declaración anteriormente mencionada reconoce la importancia que tiene la libertad de la investigación científica, ya que gracias a ella el ser humano ha podido superar innumerables obstáculos y hacer de su vida en la tierra mucho más llevadera. Pero también es enfática al afirmar que tales prácticas científicas no pueden rebasar los límites éticos que enmarcan la dignidad humana y las libertades fundamentales de cada persona. Por tal motivo se establecen unos principios mínimos a seguir  con el fin de reducir al máximo los efectos nocivos para la población humana y su entorno, entre ellos se encuentra el principio del consentimiento: toda práctica médica o científica sólo puede proceder del consentimiento explícito de la persona o población en la cual se vaya a realizar la respectiva investigación, también se deberá tener en cuenta la vulnerabilidad humana y la de los grupos minoritarios; el respeto a la información personal; el respeto a la diversidad cultural, ya que las investigaciones a realizarse o avances tecnológicos no pueden ir dirigidos a  menoscabar el pluralismo de una sociedad. Los beneficios de toda investigación científica deberán ser compartidos con la sociedad, comprendiendo también que se deben proteger las generaciones futuras, el medio ambiente, la biodiversidad e incluso la misma  biosfera.

El doctor en bioética Cristian Borgoño Barros manifiesta que se presenta una dificultad para generar un concepto de bioética global o universal, ya que cada Estado tiene componentes culturales diferentes a los otros, pero ello no impide que  cada sociedad realice los estudios pertinentes para comprender el significado de dignidad humana en su propio contexto y los desarrollos científicos que se han generado en el mismo, generando así parámetros que sirvan de referente para poder construir de manera conjunta una teoría de bioética global. Además, manifiesta Borgoño que se está en medio de una crisis de los derechos humanos, lo cual nos debe impulsar aún más como comunidad a crear una tutela de los derechos humanos cimentados en la bioética dado que tocan la raíz del ser humano: la vida humana física como fundamento indispensable de nuestro ser en el mundo.

Es por tales motivos que el estudio de la bioética merece una mayor atención por parte de la academia y la sociedad en general, los retos que se desprenden de la Declaración Universal sobre Bioética y Derechos Humanos llevan a comprender que no dependen de un mero estudio jurídico, sino que vincula el esfuerzo de las diferentes ramas del conocimiento, develando la relevancia que tiene el estudio interdisciplinario en dicha materia. Contribuyendo a que como individuos y sociedad nos transformemos en seres biológicamente responsables que actúen de forma concienzuda, es decir, en seres que no actúen a la ligera sin antes reflexionar en las repercusiones que cada acción tiene para la especie humana, los seres vivos y el medio ambiente.

Lo anterior se podrá alcanzar basando nuestro actuar en el respeto y protección de la vida mediante una educación activa que nos dirija a la consecución de un nuevo comienzo para el planeta y sus vivientes. Es de esta forma que la Universidad como escenario de formación individual y social debe contribuir al establecimiento de posiciones individuales y sociales mucho más críticas y activas que las actuales, con nuevas herramientas y estándares éticos desde el estudio y materialización de la bioética.
 
“Solamente con una combinación del conocimiento de las ciencias y de las humanidades en la mente de cada individuo humano podemos esperar construir un ‘Puente hacia el futuro’ (...)” (Potter, 1971).

 

OBJETIVOS

Objetivo General
Generar conciencia crítica en la comunidad sobre las problemáticas manifiestas y latentes, consecuencia de la actividad humana, en relación con los seres vivos y el medio ambiente, dentro de un espacio de reflexión y diálogo en el marco del respeto.  
 
Objetivos Específicos
 

  • Ofrecer a los miembros de la comunidad espacios de diálogo y reflexión, dentro de un marco de respeto por las ideas y opiniones diversas a las propias.
  • Fomentar la formación de criterio político en los miembros de la comunidad, a través de debates que generen interrogantes y brinden bases sólidas para la toma de una posición frente a las problemáticas planteadas.
  • Brindar bases a los miembros de la comunidad para el desarrollo de conciencia sobre la Bioética y su relación e incidencia en la cotidianidad de los mismos.
  • Generar un documento con las memorias de los debates y conferencias para la consulta y uso de la comunidad.