Información General
Catedra Low Maus - Justificación

Hoy en día las organizaciones están amenazadas por los rápidos cambios en el campo de la tecnología y por su impacto en la sociedad y en el mercado, en ese orden de ideas se tienen dos opciones, adaptarse a dichos cambios o permanecer estáticos y ser víctimas del sorprendente número de competidores, nuevos productos y modelos de negocio. Entendiendo la importancia de la innovación en el contexto actual y su relación con la creatividad, esta ha ido tomando relevancia entre las Instituciones de Educación Superior puesto que gracias a nuestro modelo pedagógico las capacidades creativas de los estudiantes no se desarrollan de manera adecuada ya que en nuestro entorno se tiene la errónea creencia de que la creatividad es una cualidad mística que no se puede enseñar; De Bono señala que si se puede cultivar y fomentar, a pesar de que existan diferentes niveles de destreza, al igual que en las matemáticas, o al ser prácticos con un instrumento musical, con las estructuras y técnicas adecuadas se podrán adquirir ciertas capacidades creativas.

Según estudios científicos hechos por Carmen Balart e Irma Césped, existen factores psicológicos y sociales que intervienen en el desarrollo de las capacidades creativas. Dentro de los factores psicológicos se encuentran la tolerancia, la libertad, la flexibilidad, la búsqueda de lo novedoso, el pensamiento divergente, la capacidad lúdica y la capacidad de riesgo. Entre los factores sociales que favorecen el pensamiento creativo encontramos el aprendizaje a través del ensayo y error, flexibilidad frente a lo innovador, un ambiente fomentador del intercambio creativo donde se valore lo lúdico y lo imaginativo; también existen ciertas condiciones que impiden su desarrollo como la excesiva disciplina formal, rigidez intelectual, el apoyo exclusivo a lo racional y la presión que se genera por descalificaciones, ridículo o rechazo.

Puntualmente en el ámbito académico los factores negativos más comunes son: las presiones conformistas por hacer las cosas como siempre se han hecho, actitudes autoritarias en el aula que coartan el proceso de comunicación necesario para cualquier aprendizaje, la rigidez de un profesor por su falta de referencia a los sentimientos, no ayuda a crear un ambiente de participación y libertad que son completamente necesarios para la creatividad. Sin embargo todas estas características se evidencian en nuestras aulas, lugares cerrados y aislados del mundo real, mientras todo cambia, el mundo de la educación permanece igual que hace mucho tiempo, anclado a paradigmas del siglo XIX y a la producción industrial que a las dinámicas propias del siglo XXI. Es por eso que se hace necesario romper los paradigmas de la educación y pasar de una pedagogía completamente obsoleta a una contemporánea.

Este cambio en las pedagogías se hace necesario en los ambientes formales donde la obsesión por la certificación han ido dañado la transmisión de conocimiento y los procesos de aprendizaje, pues solamente se encuentran representaciones vacías donde nadie enseña y nadie aprende. Según expertos la importancia de la creatividad es algo indiscutible pues es un poderoso factor de motivación en los procesos de aprendizaje porque logra que las personas se interesen por lo que hacen, de esta forma el alumno se constituye en un agente de aprendizaje, se hace participativo, busca información y controla su proceso cognitivo y de ilustración.